Previo a la pandemia de COVID-19 el optar por trabajar desde casa un día a la semana era casi imposible de pensar, mucho menos mover a todo tu equipo de trabajo a laborar permanentemente fuera de la oficina.

Sin embargo, la pandemia mundial nos ha forzado a trabajar desde casa y sorprendentemente adaptarnos a un futuro que se veía muy lejano. Gracias a la tecnología trabajamos desde casa prácticamente como si estuviéramos en la oficina, tenemos reuniones virtuales de manera natural evitando movernos dentro o fuera de la ciudad, administramos en línea nuestra empresa fácilmente (www.crol.mx) y de un momento a otro nos dimos cuenta de que el “home office” no solo es posible, sino que también eleva nuestra producción y reduce los costos de operación.

Por supuesto el aislamiento en el que nos encontramos también tiene sus dificultades, nuestra familia nos ve en casa y piensan que estamos a su disposición para atender necesidades del hogar, los niños piden de nuestra atención durante conferencias y el espacio de “calma” del que disponíamos en la oficina ha desaparecido. Además, al no poder salir de casa, dedicamos más tiempo al trabajo y empezamos a poner menor atención a nuestra apariencia personal.

A medida que pasa el tiempo nos estamos adaptando a esta nueva realidad y todo los mitos del trabajo en casa han desaparecido al vivir la experiencia.

By Pedro Alonso López Saiz

Ingeniero de software experto en consultoría organizacional, diseño e implementación de procesos y adaptación de tecnología para mejorar los procesos de las empresas. Especialista en soluciones para la nube de Microsoft Azure, con 20 años de experiencia en administración de proyectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *